Perjuicios físicos y enfermedades que puede provocar

Perjuicios físicos y enfermedades que puede provocar

Lo más importante, como ya hemos dicho, no estriba en sufrir estrés o en no tenerlo, sino en dos situaciones o perjuicios posteriores muy características:

Perjuicios físicos y enfermedades que puede provocar

Estos son los Perjuicios físicos y enfermedades que puede provocar:

1. La aceptación de la existencia del perjuicios o dolencia por el mismo paciente.

2. Admitir y aplicar unos determinados tratamientos, adecuados para su superación.

Lógicamente, para llegar a enfrentarse con la enfermedad o perjuicios, siguiendo cualquiera de los variados tratamientos recomendados por los médicos, por ejemplo:

  • ejercicios de relajación,
  • medicamentos,
  • irse de vacaciones o escuchar las experiencias de otros pacientes curados:

* Siempre será imprescindible la inevitable aceptación previa, por parte del paciente, de la existencia de la dolencia.

A todos, en un momento de crisis, nos cuesta aceptar determinadas situaciones; excluyéndonos de tener la culpa, y pasamos a achacar a algún factor exterior la responsabilidad de nuestros problemas.

Pero con el estrés esto es imposible porque su origen y existencia está dentro de nuestro cuerpo, por lo que debemos comprender que a «nuestro problema» sólo se le puede aplicar «nuestra solución» y los demás no pueden cargar con toda la culpa de la crisis.

El estrés es un estado de tensión

El estrés

El estrés es un estado de tensión del organismo

El estrés es un estado de tensión del organismo, que se ve en la obligación de poner en acción todas sus defensas; para poder hacer frente a una situación de desequilibrio funcional.

El estrés

Este desequilibrio puede ser provocado por una razón física, como puede ser una infección, o un esfuerzo mental o muscular continuado; o bien por una coyuntura psicológica que provoca unas reacciones motivacionales exageradas.

Cuando ocurre una de estas posibilidades, la física o la psíquica, el cuerpo humano reacciona con modificaciones endocrinas estrechamente relacionadas entre sí; poniendo en juego el centro de emociones del cerebro y los centros de reactividad del organismo; en un intento general de enfrentarse a la agresión.

Por lo que antecede, podemos aceptar que el organismo humano, dada la inquietud y exigencia de la vida actual, de una forma u otra: siempre está sometido a estrés, sea cual sea su estado vital.

Por lo que la adaptación a la situación de estrés; dependerá de la mayor o menor facilidad que tengamos para resistir y superar las condiciones adversas que nos presenta la vida.