Los modernos métodos para la relajación

Los modernos métodos para la relajación

Por lo que, la necesidad de aplicar la relajación muscular o cerebral, con o sin meditación complementaria; es algo que, instintivamente; nuestro propio cuerpo nos demanda. Y mucho mas sobre Los modernos métodos para la relajación.

¿Como ayudan Los modernos métodos para la relajación?

Los modernos métodos para la relajación

En la actualidad, las terapias de relajamiento han sido estructuradas según diferentes métodos, cada uno de ellos con su especial aportación.

Destacaremos la importante obra especializada que nos legó Edmund Jacobson; que hacia el año 1930, en Estados Unidos, despertó un interés especial; no sólo entre naturistas y médicos; sino también entre el público en general, que empezó a descubrir y apreciar las ventajas de la relajación.

*Su método, conocido con el nombre de “relajamiento progresivo», se basa en una serie de ejercicios graduales que sirven, sobre todo, para hacer consciente al sujeto de su tono muscular y de las acciones funcionales de sus grupos motores para que, de este modo, pueda ejercer un control sobre ellos.

Siguiendo este proceso teórico-práctico, por su parte, Joseph Wolpe consiguió, hacía los años cincuenta del pasado siglo XX, ampliar los conocimientos generales de relajación con su terapia práctica del comportamiento, partiendo de la relajación muscular progresiva.

En la actualidad se han incorporado a estos métodos de relajación diversas especialidades psicosomáticas, como son la meditación, el yoga, la hidroterapia, la respiración, la relajación dinámica y la llamada «autorrelajación», entre otras.

La razón más concreta de la aplicación de esta meditación relajante se refiere al intento de conseguir, a través de estímulos sencillos, una concentración de nuestra mente que permita eliminar ciertos estados críticos, que provocan, como hemos visto, diversos desarreglos psicosomáticos a nuestro cuerpo.

*También los esfuerzos físicos o mentales, continuados; se trate de organismos débiles o fuertes, de trabajos manuaIes o intelectuales; conducen a un estado general de agotamiento, y necesitan; en todos los casos, de un proceso de recuperación, para que el necesario equilibrio psicosomático se recupere por completo.

Es decir, después de efectuar cualquier actividad, física o psíquica, siempre será preciso disponer de un período de reposo posterior; y esta necesidad es aceptada por todos.

 

¡Haz tus comentarios!

Loading Facebook Comments ...