Reacción del organismo

Reacción del organismo

Hasta este momento hemos visto los aparentes efectos externos que acompañan a un estado agudo de estrés y su reacción del organismo.

Ahora vamos a analizar los procesos orgánicos que se producen en el cuerpo humano cuando la crisis se hace patente.

Reacción del organismo

Las defensas somáticas que posee nuestro organismo hacen, inicialmente, un aviso preventivo, que puede referirse a las siguientes alteraciones:

*El aumento complementario de glóbulos rojos y glucosa.
*La abundante segregación de hormonas.

*La reacción en los procesos de coagulación.
*La circulación sanguínea muy acelerada.
*La hiperactividad aguda de los sentidos.
*La intensificación del proceso respiratorio.

Estas alteraciones, aplicadas a cada segmento del organismo humano, darán una serie de variantes fisiológicas, que reaccionan de forma idéntica.

*Advertencias alarmantes sobre el cerebro, con mensajes a todos los organismos por las vías nerviosa y sanguínea.
*Existencia de estímulos provocadores de un aumento de adrenalina y noradrenalina, directos a la sangre, con reacciones sobre todo el organismo.
*Estimulación por vía sanguínea de la hipófisis, que segrega distintas hormonas sobre la sangre, y actúa sobre todo el organismo.

Ante esta situación, lógicamente, el tratamiento ideal partiría de anular el agente estresante que inicia la cadena de la crisis, lo que es muy difícil, dada la existencia de diversas fuentes de tensión.

Métodos para afrontar el problema

Métodos para afrontar el problema

Los Métodos para afrontar el problema: vamos a partir de una situación habitual, la aparición de algunos de los primeros síntomas estresantes, a los que no se les ha prestado la debida atención.Métodos para afrontar el problema

No hay que olvidar que algunos casos de ansiedad o temor. Con certeza, no siempre pueden ser considerados como problema causado por el estrés y si por crisis de tipo orgánico.

He aquí algunos síntomas muy claros de una crisis de estrés:

*Momentos alternativos de ansiedad con dolores y molestias en el estómago; tensión nerviosa injustificada; tristeza sin una razón aparente y decaimiento físico general.

Unos análisis de sangre y el diagnóstico del especialista bastarán para identificar o no, la ausencia de un problema físico. Dando opción a la existencia del estado incipiente de un problema de estrés. Que merece una atención especial.

Por ello, si somos capaces de aceptar que sufrimos los síntomas de un estrés declarado, nos debemos considerar con suerte, porque conoceremos la causa real de los síntomas y podremos empezar a trabajar para superar nuestra dolencia.

Perjuicios físicos y enfermedades que puede provocar

Perjuicios físicos y enfermedades que puede provocar

Lo más importante, como ya hemos dicho, no estriba en sufrir estrés o en no tenerlo, sino en dos situaciones o perjuicios posteriores muy características:

Perjuicios físicos y enfermedades que puede provocar

Estos son los Perjuicios físicos y enfermedades que puede provocar:

1. La aceptación de la existencia del perjuicios o dolencia por el mismo paciente.

2. Admitir y aplicar unos determinados tratamientos, adecuados para su superación.

Lógicamente, para llegar a enfrentarse con la enfermedad o perjuicios, siguiendo cualquiera de los variados tratamientos recomendados por los médicos, por ejemplo:

  • ejercicios de relajación,
  • medicamentos,
  • irse de vacaciones o escuchar las experiencias de otros pacientes curados:

* Siempre será imprescindible la inevitable aceptación previa, por parte del paciente, de la existencia de la dolencia.

A todos, en un momento de crisis, nos cuesta aceptar determinadas situaciones; excluyéndonos de tener la culpa, y pasamos a achacar a algún factor exterior la responsabilidad de nuestros problemas.

Pero con el estrés esto es imposible porque su origen y existencia está dentro de nuestro cuerpo, por lo que debemos comprender que a «nuestro problema» sólo se le puede aplicar «nuestra solución» y los demás no pueden cargar con toda la culpa de la crisis.